lunes, 27 de abril de 2009

UN CARTA AL PASADO

Carta a Michel Foucault




Querido Michael

Le escribo desde el año 2009, por una simple razón, porque de esta manera epistolar pretendo hacerle saber mi incalculable respeto por usted, mi ilimitada admiración y sobre todo, mi inconmensurable amor platónico.

Le conocí en el verano de 1999, cuando preso por un afán de leer todo lo que se me atravesaba, encontré en un armario de mi abuela, una caja con libros de filosofía y me topé con una copia de un corto manuscrito suyo: El orden del discurso.

Para esé entonces fue difícil enfrentarme a semejante trozo de concepto, pero los meses pasaron y me hice un mejor lector. Para la tercera leida de texto lo entendí y hasta lo apliqué, en una disertación publica en mis días de estudiante en el Departamento de Ciencia Animal, tomando como referencia en las orientaciones metódicas del contexto del modo general de producción de discursos, ahí fue cuando mi atención se volcó hacia usted, pues resulto ser un éxito la forma, el ritmo y la metodología de mi improvisada intervención.

Entonces indagué sobre su vida. Empecé a descubrir fascinantes facetas de su vida, entre ellas que compartíamos el amor entre caballeros.

Descubrí en el sótano de una librería en mi ciudad natal, en la sección de libros usados, su obra La historia de la Sexualidad, en sus tres volúmenes. Y desde ese momento todo fue una locura. Sentí, que había nacido en el lugar y la época equivocada, sentía que debí haber sido, su alumno de clases en el Collège de France y hasta imaginé acompañándole cuando se pronuncio prestando su voz para leer la declaración de los detenidos de la cárcel de Melun, en las dependencias en la Place Vendôme, en Paris.

Luego busqué de manera frenética la edición moderna de la Historia de la Sexualidad, para leerla de nuevo, sin las incomodas ralladuras y llamados de atención del infame ex dueño lector de los libros. Y sinceramente, fue un placer leer cada uno de los cuestionamientos sobre los conceptos de la identidad sexual.

Hoy en día, existe una herramienta llamada internet, que es una red informática. Es una red libre, ya que cualquier persona puede acceder a la información desde cualquier lugar del mundo. Del mismo modo, la información no tiene ningún tipo de restricción. Por lo tanto su obra se ha difundido a lo largo de todo el planeta. Es más, en el buscador de información mas usado, existen un millón ochocientas mil entradas de información en más de 10 idiomas, solo con escribir su nombre.
Fue entonces, cuando estudié en detalle su vida y obra por cronología, sus apariciones publicas, sus manuscritos, sus publicaciones y sus fotografías. Si, esas fotografías, donde le mostraban con su arrebatador encanto, con su demoledora atracción (esa atracción que está mas allá de la belleza, de la edad, de los colores y del sexo, si esa misma, la atracción de la inteligencia), y con su mirada un tanto amable.

Me sorprendí con una curiosidad, una contingencia del azar, un regalo del destino. En una pagina de internet sobre su obra, se tiene un compendio de sus obras en digital, copias de imágenes de sus manuscritos y papeles de trabajo; disponibles en ingles, francés, español, italiano y árabe. Y lo hallé. Dictaba usted, la lección del curso de Filosofía en el aula de clases en College de France “La hermenéutica del Sujeto”, el genial Jacques Langrange , grabó el audio en banda magnética, donde se escucha su hablar pausado por momentos, una acentuación texturizada por ese acento seductor francés con una vocalización perfecta y un acelerado ritmo al cierre de los conceptos. Ese mismo día, a las cinco de la tarde, cuando terminaba su curso, el 21 de diciembre de 1980, el suscrito veía la por primera vez la luz del mundo que lo recibía, en medio de una angustia terrible por los problemas de parto de la autora de mis días.
Entonces, escuchando hoy en día, su acalorada palestra académica, sentí que debí ser su alumno, y porque no, debí tener la suerte del Sr.Daniel Defert, y haber sido yo, su compañero sentimental por siempre.

Debí haberle amado con toda la fuerza, hubiéramos militado juntos por un sinfín de causas, y hoy en día sería su albacea, doctrinando sobre su obra, mi amado Michel. Es difícil imaginar lo que no se pudo ser, es más difícil aceptarlo, pero es inmensamente agradable soñarlo, por eso le escribo esta carta.

Ya sea desde la dialéctica o desde su antípoda, la retorica, su discurso entra en mí, me glorifica y me cuestiona sobre nuestra ignorancia, sobre nuestra falta de análisis. Quiero confesarle que me apasiona, que usted bloquea siempre, toda posibilidad de interpretarlo. Es impredecible, y eso es fascinante.

Para terminar quiero contarle que su cuestionamiento de que deberíamos intentar llegar a ser gays, y no contentarnos con reafirmar nuestra identidad de gays, es decir que no teníamos que descubrir que somos homosexuales si no que debíamos más bien crear un modo de vida gay. Un devenir gay.

Dicha intención de ser y no descubrir que somos, ya se está dando, tenemos estilos de vidas enmarcados desde lo gay y además, hemos logrado muchos avances en términos de igualdad de derechos, de libertades sexuales y de comprensiones de las inscripciones de nuestra sociedad actual, al amparo de nuestras orientaciones sexuales.

Sin embargo, aún no hemos podido acabar con esa maldita enfermedad, si, esa misma que le arrancó a usted, el último aliento, se ha llevado a millones de personas, y seguirá haciéndolo, hasta que las estructuras educativas mejoren en esta sociedad decadente y terca.
Para terminar, quiero confesarle que me hubiera gustado besarle en público, y eso lo pienso cada que veo una foto donde de manera tímida se muerde el labio inferior, como señal de desconcierto. Quisiera tener algo de usted, a veces siento que lo he ido forjando, así suene desmedido, pero sé que es así. Usted no buscaba respuestas; era un provocador. Indagaba en asuntos como la locura, la sexualidad o la acción política para "problematizarlos", para "ponerlos en evidencia", y a partir de ahí generar ideas, reflexiones y críticas, eso me encanta de usted, y creó ir por el camino correcto, ser provocador e impredecible. Su grandeza me devana el cerebro, aflige mi corazón y sublima mi imaginación. Le amo, y le seguiré amando y deseando cada que lo lea, en cada letra y hasta el ultimo punto final.

Suyo

Potter.




22 comentarios:

EL JOKER dijo...

Bueno

Una hermosa carta a un amor platónico de talla titánica.

No me pronuncio mas al respecto dada mi ignorancia del tema, del autor frances y la falta de tiempo.

Ya quisiera uno recibir cartas como esta, es innegable, entonces que en el valle se genera un nivel de asmobro y respeto dignos de la envidia del resto de Colombia.

Stanley Kowalski dijo...

Me encantó tu carta para Michel Foucault, uno de mis grandes ídolos.
Llevo leídas varias obras de él y además de fascinarme, pongo en práctica en mi vida cotidiana sus maravillosas enseñanzas.

Chapeau pour cette lettre et merci, Monsieur Potter!!

Gracias por el comentario que me dejaste, no deja de ser una exageración, pero se agradece. No, no es ningún experimento, simplemente tenía ganas de hacerlo y nada más.

BESOTES HERMOSO Y BUENA SEMANA!!

tnf25 dijo...

Una carta que sin lugar a dudas revela no solo una profunda admiración, sino una buena dosis de respeto y hermanada, no dudo que un buen dia tu recibas una como esta….tu dale tiempo al tiempo….

Ana dijo...

Hola!!!
nunca habia leido tanta sinceridad y admiracíon hacia una persona...
desconozco el trabajo y la persona a la que le dedicas tu escrito...
pero ante tanta euforia descriptiva vale la pena darle una visitada a su trabajo
Sabes Potter, sigue con esa sinceridad que plasmas en tu blog en lo personal me gusta mucho
un abrazo
=)

marichuy dijo...

Querido Potter

Acabo de leer, por tercera vez, tu carta al pasado.

Me ha gustado y conmovido, tanto, tu declaración de amor a Michel Foucault. Ya no estoy celosa, como en un principio te dije; bueno, solo un poquito, je; pero ante semejante figura, yo no puedo competir.

Solo una cosa más querido mío, es oficial: eres un hombre, un ser humano, extraordinariamente sensible; como pocos, muy pocos, lo son.

Te mando un abrazo bien fuerte

PS En medio de la "histeria colectiva influenzada" y flujos informativos desmesurados e irresponsables, los chilangos -habitantes de la Ciudad de México- necitábamos una sacudida más… y la tuvimos: 5.7 a 6 grados Richte de intensidad.

Angiepoquianchi dijo...

Tu haces que a uno sin duda alguna le den ganas de leer y conocer como en este caso, ya estoy buscando información de Michel Foucault. Excelente besos!!!!

g| George dijo...

Ignoro de sus obras, de sus escritos y de su proceder. Sr. Potter ha usted traspasado la frontera de la descripción. Me he quedado muerto en vida y vivo muerto después de leer tan maravillosa carta. Un idilio de amor esbozado cuidadosa y profundamente a través de ese post.Lo dicho. Siempre me deja sin palabras. Cuanto añoro en concerle y charlar con usted. Una abrazo.

Javier B dijo...

una carta super chévere!!

El Piloto dijo...

Esa sensación que describes de haber nacido en el tiempo equivocado me ha acompañado por mucho tiempo...hermosa carta Potter.

@ngelluz dijo...

Potter, me dejaste anonada y sin palabras, expresas un amor del tamaño de la luna.

Tu corazón relata la admiración apasionada y la frustración de no poder estar alli. Un sentimiento así, rompe hasta las barreras del tiempo

Besos dulces siempre...

Green dijo...

Genial, esto es genial, tendremos de qué hablar cuando nos tomemos un café...
...este señor a mí también me parece exquisito, y fue curioso, pues siempre le he estudiado mucho.

Sin embargo, cuando comenzé a leerle, no sabía que era gay, ni mucho menos la razón de su muerte...

...cosa que puede no parecer importantes a algunos, pero que a mí me fascinó y me hizo quererlo más.

Así que lamento informarte, que en mí tienes a alguien de quien sentir celos!

Genial, saludos, un fuerte abrazo!!!

El hecho de disfrutar de éste personaje, nos convierte de alguna forma en colegas...más si para ambos es objeto de estudio.

Así que, muy rico me parece...

la MaLquEridA dijo...

Creo que ahora estoy entendiendo un poco más.


Saludos.

alejandrojohn40 dijo...

Si, definitivamente en el pasado está, la memoria a lo justo, lo fascinante y a lo admirable.

Hoy ya nos los tenemos y nos debermos conformar con su filosofía plasmada.

Valioso, el que hayas rescatado de la cómoda de tu abuela ¨El órden del discurso¨.

Y ahí comenzó todo, bien por tí, ojalá te encuentres con Michel, cuando sobrepases con brillantez absoluta toda esta mier.... de hoy.

MauVenom dijo...

El otro día le dije a alguien que el amor platónico es para mí el más perfecto de todos

el que no se descompone

pero necesita de distancia, de contacto mesurado, de momentos de lucidez y de belleza intensa

yo como tú soy capaz de sentir tal pasión por el reflejo de una obra y por sus consecuencias en mi vida

el señor Focault es además un completo personaje del cual enamorarse, que bueno que se lo dijiste, y esto es finalmente, un beso en público

no te sientes completo ahora?

Un abrazo Harry

damian dijo...

es como un ejrcicio de lectura jaja, que loco eres. no sabia quien pense q era jhon malkovich a primera vista =)
el seria gay?

oye sorry q he estado un poquito ocupado, sobre el post anterior pues a mi me gusta este

http://todosobredamian.blogspot.com/2009/01/soy-el-amigo-gay.html

de mi blog, fue uno de los primeros q tuvo bastantes comentarios y me gusto no por eso sino porque fue muy personal.
cuidate potter

bUeNa NiÑa dijo...

hola aki ando pasando
i me chute toda una carta
ke nobva diriigda a mi :P jaja

voi a investigar kien es now!!

weno ia me voi saludos ke estes bien

Lady Killer (Y Lola) dijo...

Me siento imposibilitada y frustrada de no poder decirte lo que quiero decir. Espero sea aceptable decirte:

Señor Potter, lo admiro tanto!

Y creame, crear en mi admiración es un trabajo ardúo, y muchas veces inútil.

Besos, Me.

Pd: Cuidese de este clima loco acá, y ojo con la gripita.

Gustavo Puntila dijo...

Qué dicha Sr. Potter...

Y sí, si solo puede llegar a ser una experiencia subliminal oírlo hablar en público, cómo sería si te recitara al oído unos cuantos párrafos de El uso de los placeres antes de dormir ah?

Creo que lo enamoraste con “Quiero confesarle que me apasiona, que usted bloquea siempre, toda posibilidad de interpretarlo”.

Como siempre un placer Sr. Potter, y me alegraría inmensamente recibir de ABLOFAPUN una carta tal como esta. Creo que no podría más que llorar de la dicha.

Un gran abrazo!

Lulu dijo...

"esa atracción que está mas allá de la belleza, de la edad, de los colores y del sexo, si esa misma, la atracción de la inteligencia), y con su mirada un tanto amable."

He encontrado otro punto de coincidencia contigo, mi Potter querido...

... amamos a los mismos tipos de hombres!

Qué lindas que son las letras, la filosofía, lso esquemas y los clichés: todos están hechos para mezclarse entre sí, combinarse entre sí, revolverse, anularse, disolverse y multiplicarse entre sí!!

Porque al final, y sin saberlo, todos se vuelven nada frente a las personas que son auténticas, defectuosas pero asumidas, ajenas al tiempo a fuerza de ser sólo este minuto... hermosas porque al mundo le resultan heréticas u horrendas.

Lo único en que nos diferenciamos es que conozco poco, poquísimo de Foucault. Lo conozco por un discurso gris, descontextualizado y raído, para ser traducido.

Eso y que el hombre que tu describes, en mi vida no es platónico, existe y está lejos, muy lejos...

Gracias por el textico. Y lamento que no hayas puesto el enlace a la voz de Foucault... serías tan amable de ponérnoslo? Sobre todo a los que hablamos francés.

Un saludito y que estés bien!

Oz Vega dijo...

Para leerte hay que cogerte por sorpresa, sin mirar hasta donde llegaras... siempre es muy lejos...
Pues ya mis antecesores han dicho todo... pero hay un detalle que me ha parecido poetico... el de los libros usados... has notado los grandes tesoros que se pueden encontrar bajo esos cerros de polvos y de revistas vencidas?
Saludos de Dark... y besos mios....

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por el comentario, Potter. Sos muy amoroso, no puedo negar que sufrí un sobresalto cuando escribiste que dilatabas, pero por suerte, todo siguió por la buena senda, afortunadamente.

BESOTES Y BUEN FINDE!!

Milo Gasa dijo...

Como anécdota te puedo contar -y sólo como anécdota porque Foucault está en el lado de la biblioteca que un servidor no visita -, que hace unos días asistí a un curso de Historia, Filosofía y Política y varios de los asistentes decidieron abandonar el recinto porque en la parte epistemológica de la historia, el conferencista no quiso citar a Foucault. Aunque no lo he leido, según las quejas de varios de los Abogados asistentes, era como si en una conferencia de Derecho no citaran a Kelsen...

Claro está que el nivel de quejas también era directamente proporcional a la impostada actitud intelectual de los asistentes así que no sé cómo interpretarlo.

De todas maneras, también es muy cierto que cualquiera se sentirìa honrado de recibir una carta asi. y desde ese punto de vista no puedo decir más que el Sr. Foucault debe sentirse orgulloso, en el más allá, de tener un admirador como Potter.

Un abrazote.