lunes, 2 de febrero de 2009

El descubrimiento de la voz del Desamor

En una día gris, de esos grises mortuorios, esos grises eclesiásticos sin vida y sin animo de nada, de esos que suelen darse en los pseudo-inviernos pluviales tropicales, un día gris de Octubre del 2007 en Cali, me había dado a la copiosa tarea de iniciar a ver los impecables trabajos de Almodóvar en el orden cronológico del estreno, desde 1980 a 1988 -pues eran las consabidas películas que me faltaban, en su orden Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980); Laberinto de pasiones (1982); Entre tinieblas (1983); ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984); Matador (1986); La ley del deseo (1987) y por ultimo Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)-. Una película cada tarde, cada tarde gris, donde cada día mas, me acercaba por ese naturalismo inherente de Almodóvar que trasgrede el costumbrismo del cine de habla hispana, y me acercaba sin saber al momento que me daría la mejor (o la peor?) herramienta para drenar mis tristezas y mas profundas depresiones.

Así fue cuando después de padecer los 5280 segundos de la búsqueda de Iván por Pepa, Lucia y Candela en Mujeres al Borde de un ataque de Nervios, sucedió lo inesperado, lo fortuito, lo súbito, lo mas espontaneo… el desgarro armónico de una lirica poco mesurada y sosegada, todo esto mientras los créditos de la película danzaban sin ser al menos percatados, pues mi concentración focalizaba la letra de PURO TEATRO, el cual no era un bolero mas, era EL BOLERO.
“Igual que en un escenario Finges tu dolor barato
Tu drama no es necesario Yo conozco ese teatro
Fingiendo Que bien te queda el papel
Después de todo parece que esa es tu forma de ser.
yo confiaba ciegamente en la fiebre de tus besos,
mentiste serenamente y el telón cayó por eso.
Teatro Lo tuyo es puro teatro,
Falsedad bien ensayada Estudiado simulacro,
Fue tu mejor actuación Destrozar mi corazón.
Y hoy que me lloras de veras Recuerdo tu simulacro
Perdona que no te crea Me parece que es teatro”
Puro Teatro: Tite Curet Alonso


Pero quien Diablos era esa Deidad ufana y agresiva, que con un estilo trepidante, visceral y descarado rasguñaba los tonos mas mediáticos y teatrales que su descollante garganta en un intento corajudo, de mediar como antídoto para cerrar (o abrir de nuevo para volver a cerrar) profundas y sangrientas heridas en los corazones atropellados, accidentados y desdichados de este mundo marginal de amantes de luchas intestinas…??? y el secreto para mi fue develado, era nada mas y nada menos, que La Lupe.


Pero aun no sabia quien era la susodicha, de donde había salido esa alma adolorida; para lo cual recurrí a la ciber-autopista de la información, libros, LP´s guardados de mis abuelos, y hasta visite en diciembre del 2007, el encuentro de melómanos salseros en el marco de la Feria de Cali. Y entonces mi duda fue formando un concepto, una mera opinión, un rumor, un atisbo de la verdad: La Lupe era el propio arte barroco hecho mujer, dolor, dinamismo, decoloración y un poco de locura.
No era una cantante, es una leyenda. Una leyenda que huyo de Cuba, porque Fidel y ella arrancaban su carrera vertiginosa y exitosa al mismo tiempo, ella y su extravagante estilo cabaretero, con una digresión escénica inmoral no encajaban ya que contrariaban el afán atolondrado de la represión totalitaria del régimen dictatorial que lideraba el comandante en jefe.

Pero antes de irse de la Isla, los más grandes pensadores y escritores de la década de los 60´s se dejaron embrujar por la cantante. Pablo Picasso le dijo susurrándole a un rostro sudado y agitado por el eclepticismo demoniaco caribeño al bajar del Escenario “Eres un Genio”; Jean Paul Sartre se levanto de su silla y grito: “animal musical”, cuando la Lupe arremetía a golpes con sus tacones de 10 cm el timbal y al mismo timbalero, poseída por un impúdico frenesí pasional de despecho y dolor; El gesto de aprobación y asombro de una demudada Simone de Beauvoir ante el despojo ciclónico demencial y excitante de las pestañas postizas, los aretes, la peluca, los zapatos y hasta los sostenes que fueron a dar a las piernas de la ferviente feminista francesa, y que no supo que decir ante el espectáculo marginal, teatral y excéntrico de una mujer que retorcía el alma ante el dolor, el drama y la furia, y que enaltecía el rol de la mujer como nunca nadie mas pudo (ni podrá) lograr, y recobrando el suspiro en el desahogo de sus pasiones con una sonrisa amplia y traviesa, mientras acomodaba sus tetas aferrándola con las larguísimas uñas rojas, si, rojas como su sangre caliente.
Tennessee Williams, dramaturgo homosexual americano pasó también por el club nocturno la Red, ubicado en la Habana, donde en una noche mágica quedo deslumbrado al ver como detrás de una cortina de humo una figura serpenteante, picara, impúdica y un prototipo fatal de anti-diva develaba toda su gracia personal arropada por una arrolladora forma de liberar tensiones y desamores. Su presencia en el escenario fue propicia (y podría ser concluyente al afirmar de manera categórica que Tennessee, capitalizo ese estilo telúrico de La Lupe) para imprimir a sus tan elaborados personajes de sus dramas teatrales, la intensidad y riqueza potencial necesaria.

Un original estilo de interpretación que combina carcajadas, llanto, gritos y movimientos corporales desmedidos y sexuales con desprendimientos violentos de prendas de vestir como los zapatos que utilizaba para golpear al pianista acompañante de su orquesta. Eso es La Lupe, eso y mucho mas. Uno de los relatos vividos de un encuentro con La Lupe que mas me llamó la atención en todo lo que encontré fue el de la investigadora Socióloga Daysi Cue Fernández quien en 1961, era una estudiante de sociología de la Universidad de Oriente, que llegaba a La Habana con sus compañeros, a propósito de una exposición:

“Por la noche, aprovechábamos para recorrer la ciudad, en una de esas
salidas por El Vedado, fuimos a dar, ya en la madrugada, a La Red. En aquel momento, La Lupe era la estrella del lugar. Casualmente iba en el grupo, un muchacho que había sido su compañero de estudios de la Escuela Normal de Santiago, y la Lupe se sentó con nosotros en la mesa. Me llamó la atención que la conversación de ella era la de una persona educada, culta, no lo que uno se podía imaginar viéndola actuar. Era muy correcta, al menos lo fue ese día, y no me pareció una mujer vulgar. Cuando empezaba a actuar se transformaba y todo lo que se dice es verdad: se pellizcaba, se mordía… desbarataba el mundo; pero lo hacía con una sinceridad que no te daba la impresión de que era una pose de escena. No me pareció nada impostado, o una imagen que se tratara de vender. Ella sentía así, y así lo manifestaba. El cabaret se llenaba, porque a todo el mundo le interesaba verla, era un espectáculo. La Lupe era un torbellino. Creo que tiene que haber existido muy buena identificación entre ella y los músicos, para soportar todo aquello. Lupe iba contra todos los cánones del período. La Lupe contagiaba y es una artista irrepetible.”
Tomado de:Pasión y reto de La Lupe. JOSE ANTONIO EVORA. El Nuevo Herald. disponible en Web: http://www.alocubano.com/lupe.htm


Después de sentir que fue simplemente el destino quien me puso a la Lupe, para cambiar mis penas y desgracias en celebraciones al desamor, con canciones como PURO TEATRO y La fascinante QUE TE PEDI, pues he decretado que en cada reunión, agasajo, celebración, homenaje, obsequio, fiesta, convite, ágape, invitación, lisonja, regalo, presente, mimo, halago, fineza, atención, delicadeza en pro del desamor, desafecto, aversión, aborrecimiento, odio, antipatía, o animadversión que deja estos afanes del amor entre hombres; se debe servir un buen vino tinto (algo calientico como me gusta) y una apropiada y generosa tabla de quesos (de cabra, si de cabras locas como la misma Lupe) y escuchar en Silencio (pero el alma gritando, tarareando y/o cantando a lo que da) este par de piezas musicales de la mejor de las únicas cuatro mujeres del universo que dominan el arte nervioso: LA LUPE.



Imagenes Tomadas de:

*Pasión y reto de La Lupe. Por J. A. Evora. El Nuevo Herald.

*La Lupe y Celia, caras distintas de la misma gloria. Por Jaime A. Porcell

todas disponibles en Web: http://www.alocubano.com/lupe.htm

8 comentarios:

Monchis dijo...

Hola Potter,

La Lupe es una de mis cantantes favoritas, tengo un compilado de sus éxitos y llegué a ella a través del mismo medio: Las películas de Almodóvar.

Puede ser que en gustos íntimos lo mío sean los hombres, pero no hay nadie como una de las Divas de antaño para expresar de manera desgarrada los dolores y sinsabores del desamor.

Saludos,

EL JOKER dijo...

Bueno.

Creo que aparte de los avezados en el tema y uno que otro melancólico de antaño.... no hay quienes puedan expresar mejor lo que describes aqui.

Ciertamente no la tengo presente y mi ignorancia respecto al tema no me permite decir mas.

Eso si... deduzco, por lo que leo, que debes bailar salsa de lo lindo.

Quike dijo...

Hey que gran post, te felicito por el homenaje, por la sapiencia y por el nivel de escritura. Bienvenido a este augusto grupo que ahora te lee desde la nevera.

Un abrazo

Quike micifous

Dark Angel dijo...

Hmmmm
habiendo dicho el Joker que uno mas habia brotado de la tierrita, me vine a ver que tal iba evolucionando el Valle en la blogosfera...
La verdad, con aire de antipatía y la ceja levantada llegue a tu blog, pero me tengo que ir con la boca abierta y un poco en paz de saber que no soy el unico blogger que conoce una "chuspa" y sabe lo que es desayunar con pandebonos que no sean comprados a precio de pretoleo crudo.
Buen trabajo amigo... muy muy buen trabajo
Saludos desde una lejana galaxia

Milo Gasa dijo...

Definitivamente, Cuba en el Siglo XX parió más divas que todo el mundo desde que el concepto existe. La historia le cobrará muy caro a la política haber pisoteado el arte y la libre expresión de la Isla.

Un abrazote.

Anónimo dijo...

Amo a La Lupe... y por culpa suya, Sr. Lo tildo por ello. Imagínese! Que una mujer pueda reflejar todo lo que siente un gay que no se siente mujer pero que ama como una madre (sentido figurado, más que literal) ya es mucho.

Azucala - Melba Mercedes Almeida dijo...

Gracias por haberme invitado aquí, maravilloso.
Mi madre me hablaba de la Lupe y sabes amigo que esa canción que se llama que Te pedí.
Recuerdo que mi mami la ponía y se bebía la melodía, mientras las lagrimas rodaban sobre su mejilla.

Ella es también de Santiago de Cuba como mi mami.

Maravillosa una de las fantásticas voces nacidas en mi tierra. Al igual que la Celia. Maravillosas almas que quedaran en la memoria por siempre.
Gracias Potter sos maravilloso.

Gustavo Puntila dijo...

La materia del príncipe debe estar constituida por la misma substancia de la que están hechas las promesas...