miércoles, 27 de mayo de 2009

ACCIDENTE


La brisa acariciaba mi rostro, empecé a caminar sobre el pasto, una grama muy bien cuidada con unas tímidas gotas de roció que colgaban de la punta de cada hoja lanceolada, y que humedecían mis zapatos mientras me abría camino por medio de ella. El panorama era encantador, unos canarios silvestres trinaban mientras el viento hacia mover moderadamente algunas hojas de los enormes samanes que habían en ese lugar. En mi mente recorría uno a uno los eventos que me trajeron hasta este momento, era justo el momento indicado, ya estaba preparado y lo suficiente fuerte para asumir lo que debía. Seguí caminando cuando una mariposa apareció revoloteando sobre algunas flores, era ágil, rápida pero sumamente frágil. Como todos nosotros, somos frágiles.

Entonces llegue al lugar indicado, mire a hacia ambos lados para presenciar algunos ojos expectantes, pero no había nadie, solamente la razón por la cual estaba ahí. Le contemple en silencio, Me arrodillé y le dije que me perdonara. Era la tumba de Juanito.

Dos años atrás Juanito y yo, nos divertíamos entre besos, carcajadas, lugares y amigos. Sus amigos eran geniales, y siempre compartían juntos sin ningún tipo de envidias y con una honestidad envidiable entre ellos.
Un buen día, después de dos meses divirtiéndonos decidimos ir a la Playa. Juanito y yo estábamos en clases de buceo autónomo (apnea y escafandra) y salimos para la playa, en compañía de sus amigos. La celebración por la graduación temprana de Juanito en sus clases de Buceo, se extendieron toda la noche, donde una incontable cantidad de Piñas coladas no se hicieron esperar.
Al día siguiente los efectos del alcohol eran devastadores, pero decidieron seguir tomando, pero yo no había ingerido una sola gota del preciado líquido por un tratamiento antibiótico para contrarrestar una sinusitis galopante. Dejamos la playa con Juanito al volante, pero solo bastó con unos kilómetros para darme cuenta que no podía seguir manejando en ese alto estado de ebriedad, así que cambiamos de lugar. En el camino tuve que soportar los gritos de los ebrios mientras cantaban, se reían y volvían a cantar.
Empezó a sonar la canción de RBD “Sálvame”, la cual la tenía fijada como un adhesivo en la base del cráneo, pues la sobre exposición de los medios a este grupo de chic@s, Juanito sacó su cámara digital para grabar un video de la interpretación fono mímica de sus amigos, soltó su cinturón de seguridad, viró su cuerpo desde el asiento delantero y empezó a grabar hacia atrás, en ese instante accione la luz direccional de la izquierda para pasar un camión, aceleré y al frente una gigantesca y creciente nube de polvo con destellos de fuego y un estruendo espeluznante, el crujir de latas y hierros era estridente. No pude distinguir bien de que se trataba, pero presione el freno con toda la fuerza de mi pie derecho, el chillido de los cauchos generó unos sonidos aun mas aterradores, pero en milésimas de segundos sentí la falta de presión de los frenos, volví a presionarlos pero esta vez el pedal del freno se devolvía sin presión hidráulica.
La intimidante nube de fuego y polvo se acercaba a una velocidades temibles, giré la dirección completa hacia la izquierda y pasamos al siguiente canal en sentido contrario en un rugir de los neumáticos, el primer golpe fue en el costado derecho, explotaron los vidrios, y la arena que traíamos en los pies y en los tapetes del auto saltaron y me cayeron en los ojos, el air bag se accionó, sentí que dábamos vueltas y el ruido horripilante alteró mis nervios.

LA NOTICIA:
El accidente ocurrió aproximadamente a las 5:30 de la tarde de este lunes, cuando un camión cargado con troncos de madera, procedente de Valencia, un camión cargado con 45 mil litros de combustible, un bus con 35 pasajeros y una camioneta Toyoya 4Runer con 4 pasajeros.
Las primeras versiones sobre la colisión indican que el camión causante del accidente, al parecer perdió los frenos y, en la curva que intercepta el corto tramo de La Puerta, perdió los seguros de amarre de los troncos perdiendo la estabilidad y volcándose arrastrando consigo el bus de pasajeros y se impactó de frente contra el camión, de combustible.
La camioneta maniobró logrando esquivar la colisión de frente pero fue arrastrada hasta el río, momentos después el vehículo pesado se incendió y las llamas alcanzaron la unidad de transporte, milagrosamente todos salieron ilesos, excepto un joven de la camioneta que murió de forma instantánea.
Los heridos fueron trasladados al centro asistencial de la capital para ser atendidos debido a quemaduras y traumatismos diversos. Entre ellos se encuentra una pequeña de seis meses de edad.

LAS CONSECUENCIAS:
El Odio de la familia de Juanito nunca me perdonará haber tomado el volante de su auto, pues argumentaron mi falta de responsabilidad por conducir en estado de ebriedad, lo cual fue completamente desmentido con los análisis posteriores.

Sus amigos no volvieron a sonreír como antes, ya no seguían unidos y todos guardaron silencio sobre la verdad de los hechos. A lo mejor fue lo correcto, para el dolor de la familia de Juanito.

No soporto aún escuchar la canción, porque revivo instantáneamente el momento exacto al 1:30 minutos, los sonidos aterradores me embargan y siento la impotencia de la falla mecánica, pues el tubo de la liga de frenos se reventó según las fuentes oficiales, lo que generó la colisión que se pudo evitar a tiempo.

No tengo miedo al manejar, pero si me asusta perder a alguien especial por esos inciertos cambios del destino.

Juanito: Q.E.P.D

24 comentarios:

Ana dijo...

Hola Potter...
un relato muy triste... esos son eventos de nuestras vidas dificiles de borrar... es más... nunca desaparecen... estan latentes y mas por como se dieron los hechos
Un abrazo cargado de apoyo incondicional
Juanito donde este... el sabe la verdad

Lady Killer dijo...

Es impresionante las vueltas que dá el destino, que haya sido culpa de alguién, siempre se pasará entre manos eso, lo que queda es agradecer su existencia y recordar a Juan.

A veces es mejor que ocurran ciertas cosas, no se sabe cuál es el futuro de uno, el futuro no existe.

Besos melancólicos para ti, mi admirado Míster Potter.

marichuy dijo...

Potter

Auch... primero sentí bonito, cuando describes la sensación de la brisa sobre tu rostro, mientras caminabas sobre ese verde césped, tan bien cuidado; me transmitió libertad, frescura y tranquilidad. Y hasta tu llegada a la tumba, no sentía triste la cosa (tu perdonarás, pero yo soy de las que disfruta paseando por los cementerios).

Pero poco a poco, fuíste llevándome hacia otro tipo de emociones... hasta el golpe final.

Muy triste historia. La vida es caraja y cuando quedamos en medio de un accidente así, nos sentimos peor debido a la impotencia. Lo hermoso aquí, son los sentimientos que dejas ver y la forma tan tierna de transmitirnos esta historia.

Un abrazote

Javier B dijo...

qué triste :'(

Anónimo dijo...

Lo dicho.

En algo debieron desobedecer al padre que está en el cielo, para haber sido enviados a vivir aqui.

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

Te das cuenta que pudiste haber sido tu?

damian dijo...

ah no se que decirte , pucha debió ser horrible,
un abrazo muy fuerte
se te aprecia
atte
damian

Gustavo Puntila dijo...

Causas una montaña rusa de emociones con tus escritos, mi Sr. Potter; viví todas las escenas desde el feliz momento antes de llegar donde Juanito, pasando por el desastre del accidente, terminado con la amargura del odio de la familia...

Es increíble cómo en unos cuantos segundos puede acontecer todo y de qué manera.

Solo me queda enviarte un abrazo gigante...

PABLORE dijo...

Es muy valiente y sincero compartir esto con nosotros.
No siempre en la vida las cosas salen bien. En el momento hiciste lo correcto, pero las circunstancias, y una falla, determinó que resultara otra cosa.
Por mas que deje una huella que no se puede borrar sin dudas la convicción de haber hecho lo correcto debe ser un impulso para seguir adelante.

la MaLquEridA dijo...

Lo siento Potter.

La vida pone pruebas difíciles y el destino nos tiene preparado algo que tenemos que arrastrar toda la vida.

Siento lo de tu amigo pero yo,
agradezco conocerte.

Cuídate.

Ana A. dijo...

...

la gente no se va, sólo nos espera en lugares diferentes.

Te abrazo.

Azucala - Melba Mercedes Almeida dijo...

Que triste y te entiendo, pero la vida sigue. No es tu culpa es el destino que así lo hizo. Juanito siempre estará porque vivirá en el recuerdo de todos aquellos que le quieren. Un beso amigo mío

Stanley Kowalski dijo...

Una historia lamentable, Potter. Situaciones de las que nadie está exento. Aunque con vos siempre me queda la duda si es realidad o ficción. Pues al no precisar lugar, hasta donde yo sé en España nunca estuviste, y la otra ciudad de Valencia está en Venezuela. Permitime el beneficio de la duda, ya sabés que yo soy muy escéptico. De todas maneras, muy bien narrado.

BESOTES AMIGO

Mara Jiménez dijo...

Puff! Que mal! Lo peor es que la reacción de la familia de Juanito es tan humana, que revuelve. En momentos como ese se pierde toda empatía con las otras "victimas".
Son eventos que nos dejan huellas de por vida, es el recordatorio que te trajo la mariposa, de nuestra propia fragilidad y sobre todo, de que estamos a merced del destino.
Aquí es cuando el tiempo "hubiera", se vuelve absurdo...
Lo siento muchísimo, Potter.

alejandrojohn40 dijo...

Hacer el duelo, no siempre se logra subsanar el día de las honras fúnebres, muy seguramente no pudiste asistir porque quedaste golpeado y mal herido, comprendo tu dolor al enterarte en el hospital que Juanito había muerto, tu recuperación probablemente también, fue larga y dolorosa.

A veces el duelo perdura para siempre, recordar, pensar que se debe al recuerdo, aferrado, no es malo, aunque se pudiera suponer que el pasado como pasado que es, enterrado está.

Eso no supone que debamos olvidar; siempre nos encontramos en el dilema y nos cuestionamos ¿por qué ocurrió?, ¿qué hice mal?, ¿realmente fue mi culpa?; si hubiéramos salido cinco minutos después, si nos hubiéramos demorado unos pocos minutos, o si tal vez hubiéramos salido unas horas más tarde o más temprano, siempre estará ahí la duda, aunque ya hayamos aceptado, aunque ya hayamos perdonado a Dios o al destino ¿por qué me lo arrebató?.

Me he perdonado y he perdonado a los culpables, cualesquiera que sean, de haber perdido ese ser querido que partió y he aprendido a aceptar que no fue mi culpa, mucho podría dar porque aún se encontrara conmigo.

Lindo es recordar con amor a Juanito, sus besos, sus caricias, lo alegres que eran, sus amigos, todos marcaban la pauta para ser una muchachada feliz, sin odios, siempre unidos……..

Que hermosa historia de amor, llena de apego y arrojo, comprensión y desafío, felicidad y tragedia; intento comprender tu tristeza y lo mucho que lo extrañas, sé muy bien que Juanito, ya te perdonó, en realidad lamento lo ocurrido; realmente me impactó.

Mucho te comprendo, esta horrible historia trágica sufrida, entiendo el esfuerzo que algunas veces debemos hacer para lograr ser feliz.

Te agradezco que este pedacito de tu vida, la compartas con nosotros, eres un ser excepcionalmente genial, vuelvo y te lo repito, MÁGICO Señor Potter, reverencio tu hechizante escrito, a tus pies…, My Lord.

g| George dijo...

No me sorprendería que halla hecho gala de su galopante manera de idear y este magnífico post lo halla creado desde su imaginación. Conservaré el hecho de que es verdad y en base a ello comparto su pena con estas palabras:

La vida da tantas vueltas que la ruleta del casino pierde facilmente la cuenta ante ella. Es díficil y lamentable la pérdida de un ser querido, amado o admirado. Sin embargo no concibo que sea tan sólo el tiempo el que sea capaz de curar las heridas, siempre será necesario lavar las heridas y poner algo de nuestra parte para que esta cicatrice lo más pronto posible. Hacerce reproches, lamentaciones o reclamos no tiene sentido, simplemente conseguimos dañarnos más. La vida es así y el tiempo es imperdonable, simplemente no sabe mirar hacia atrás.
Ahora no queda aprender de este error y aprender de él para ser más precavidos ante otra situación similar recordemos que el hombre es el único ser capaz de tropezar con la misma piedar en más de una ocasión, así que la opción no la podemos descartar.
Mi apreciado Potter comparto su pena y sirvase a descansar su trago de agonía en él.
Besos.

Lulu dijo...

Al final del texto me preguntaba si de verdad ibas tú manejando la camioneta o no...

... pero lo cierto es que ese detalle poco importa: ha de ser desesperantemente estrangulador el hecho de haber querido poder frenar, de evitar la rotura del tubo de liga de frenos... esa sensación de querer echar el tiempo para atrás...

Lo siento, mucho, de verdad my sweetie pie... ni sabía esa noticia, concentrada como ando con lso desmanes gubernamentales a nivel macroeconómico...

Un abrazote gigante, enorme, para compensar la falta de brazos y la sensación de vacío cuando el shock llega a nivel de la conciencia...

la MaLquEridA dijo...

Yo...
solo quiero que estés bien...






y lo demás será...

siempre lo de menos.

MauVenom dijo...

Tengo que decir Harry, que fui el primero en leer tu post cuando lo publicaste pero me fue imposible comentar

me quedé consternado pero habiendo comprendido cual sería tu sentir

pero no encontré forma de decir, lo siento

todavía no la encuentro y no llegará así es que lo mejor es venir

no sólo el accidente si no además tener que lidiar con el injusto juicio de los demás, eso es lo peor, mucho peor... porque es como si te hubieran ocurrido dos tragedias juntas

espero sinceramente que el tiempo le de su verdadero nombre a cada cosa y que el recuerdo se quede en sólo eso, recuerdo.

Mixha dijo...

Me pareció muy interesante tu entrada y tu escrito, volveré un beso

Maxito dijo...

Dejá vu! Yo tambiñe he vivido algo parecido, añun recuero que no pdoia creer ver a mi amigo en el freretroc uando lo habñia visto tan bien hace una semana...

Furza pottercito!

besos y abrazos!

Milo Gasa dijo...

Bueno, conservar el corazón entero es, con diferencia, la mejor forma de recordar al que ya no está.

El hada dijo...

Yo vivi algo muy parecido hace unos años atras... Es algo que no me gusta recordar, pero siento que esta es una ocasion especial, porque se que puedo darte consuelo de alguna forma... Todo pasa tan rapido, que a veces es dificil asimilarlo... Lamento que pases por esto, porq yo no se lo desearia a nadie.. Lo importante es que sepas que no es culpa de nadie, pero a veces las personas necesitan canalizar sus sentimientos hacia la ira, para hacer el dolor mas soportable..

Mis condolencias, mi querido Potter y sigue aguantando, que todos nosotros estamos aqui para respaldarte..

Un beso!..
Con mucho amor
EL Hada!..

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias querido Potter, siempre tan amoroso. Lamentablemente no me gusta el fútbol y mucho menos sé jugarlo, y el choripan . . . Qué fálico que sos, porqué será?jajajaja!!

BESOTES HERMOSO Y BUENA SEMANA