sábado, 6 de junio de 2009

SOY TUYO PARA SIEMPRE...


Esa mañana despertó muy temprano, sabía que al final del día volverían a estar juntos. Se levantó de su cama y sintió el frio del suelo en sus delgados y desnudos pies. Se estiro un poco mientras observó desde su habitación como el día ya había empezado, y su pueblo, trabajaba con ímpetu. Su madre se presentó en su recamara y le dijo:

-Prepárate, hoy vamos a recorrer el reino.

Geferure era hijo único de la reina egipcia Hatshepsut. Su madre era poderosa y había tomado el poder a la fuerza relegándo a su propio hijo, el heredero, a un segundo plano. Ella se vestía con los iconos del rey: el nemes –tocado a rayas de la cabeza- y la cobra uraeus; todo el pueblo le temía a su inusual naturaleza. Ella confundía y hasta se hacía tallar en piedra y representar en pinturas exclusivamente como rey varón hasta con la falsa barba pero con el vestido tradicional hasta los tobillos, y con los pies separados, en la exclusiva postura del rey. Él la acompañaba también con las posturas reales, pero siempre un paso atrás de su deslumbrante madre.
-Madre, hoy llega Hamenhotep. Me gustaría poder estar con él en el templo a solas- dijo él con voz suave y calmada.

-Claro hijo. Además tenemos que hacer algo, ésta situación no la podemos seguir ocultando. Mañana en la tarde convocaremos a una reunión del reino, hasta el último egipcio del Valle del sur Occidente del Nilo debe estar. Tengo que hacerles el comunicado más importante de todos. Los intereses de ambos imperios están en juego- Dijo ella en un tono más que enfático.

Geferure y su madre dieron un recorrido por la imponente pirámide que se elevaba hasta lo más alto del cielo. Visitaron el nuevo templo mortuorio para su madre, justo detrás del imponente valle de los reyes. Madre e hijo, tenían claro que sus vidas estaban destinadas a ser especiales, ella sabía que debía cuidar a su hijo pues aún no estaba listo para sus funciones del Rey de Egipto. Él, sabía que su madre era todo lo que un hijo necesitaba.

Al caer la tarde, el sol se perdía poco a poco en la inmensidad del Desierto. Los colores rojizos y fascinantes eran un deleite para el alma. La frescura del desierto empezaba a llegar, trayendo consigo aromas de parajes lejanos, el olor al oasis cercano, la brisa marina del norte… todo era la antesala perfecta para la llegada de Hamenhotep. Pensó en lo mucho que le gustaban sus encuentros, en lo mucho que lo pensaba en las solitarias noches de su imperio.

A Geferure le fue anunciada la llegada de Hamenhotep y sus tropas al imperio de él y su madre. Su corazón se aceleró, su respiración se agitó y lo asaltó, esa afección respiratoria que era más por factores emocionales que alergias a las flores desérticas. Se asomo a la ventana de su habitación y lo vió llegar. El hombre dueño de sus sueños, de su piel, de su alma, de su corazón, de su eternidad… todo eso era Hamenhotep.

Hamenhotep le hizo una señal de saludo mientras se bajaba de ese imponente caballo árabe. Geferure sintió estremecer su cuerpo cuando vio que estaban a pocos minutos de volverse a encontrar. Recordó desde la soledad de su habitación lo mucho que le gustaban los papiros que le enviaba secretamente, su forma de dibujar y plasmar los jeroglíficos más perfectos. Se vistió y adornó su delgado pero tonificado brazo con un brazalete de una piedra azul enorme, marfil y cuero. Escucho los pasos de Hamenhotep acercándose a su habitación, se sobre puso y abrió la puerta, la imagen era monumental: Su dueño se acercaba con el torso brillante, su mirada fija sobre sus ojos, y esa sonrisa que podía doblegar a todo un pueblo. El recién llegado le dijo:

-Te he extrañado cada momento desde la última vez que nos vimos- le dijo antes de besarlo y recorrer su cuello con su fuerte respiración y tomándolo del rostro para no soltarlo, para no dejarlo ir.

-Siento que no puedo vivir sin ti, te necesito a mi lado. Tu presencia me hace fuerte, verte me doblega… no sabes cómo me desespero cada que no te tengo junto a mi- dijo el Faraón Geferure con voz temblorosa, era evidente lo afectado que se encontraba.

Geferure le entregó un papiro que había realizado con los mejores tallos jóvenes de la planta acuática, y donde había plasmado con textos jeroglíficos y con una tinta vegetal de tono vino tinto, una leyenda que decía:

“Si hay lagrimas en mis ojos, no es por tristeza, es porque mi alma se está limpiando para recibir tu amor. Gracias por aparecer y demostrarme que el amor existe. Te seguiré a donde vaya tu corazón, sea en esta vida o en el más allá, estaremos juntos. Tuyo desde ahora y para siempre Geferure”.

Hamenhotep se abalanzó sobre su amante, y se fundieron en un beso eterno. Recorrió con besos la curvatura de la espalda de su amante, regresó a su boca para compartirle el tesoro descubierto: la sal de su piel. Esa noche el joven Faraón fue poseído por su amante de tierras lejanas, quien le embistió con suavidad su virilidad mientras los besos, las lágrimas, las caricias y los susurros celebraban la magnificencia del amor.

Un nuevo amanecer los encontró envueltos en telas de algodón egipcio, y los rayos de un monumental sol entraban tímidamente y acariciaba con tibieza las pieles de los amantes que retozaban abrazados, unidos como siameses. Dispuestos a nunca separarse, ya que sus almas eran una sola en sinergia. El día transcurrió normalmente, pero asistieron al pronunciamiento de la Reina Madre de Geferure al caer la tarde en el templo mayor del Faraón reinante.

El pueblo entero estaba apostado a las afueras del templo, entonces Geferure, su madre y su adorado amante aparecieron ante todos, y ella con un tono enfático dijo enérgicamente:

-Hijos del Nilo, estamos reunidos hoy para venerar a los Dioses Ra y Amón. Yo soy la heredera directa de Tutmosis I, y el linaje me permite influir en las decisiones del Rey, hoy quiero vivir con ustedes el comienzo de una nueva era. El amor se impondrá desde la fuerza de dos varones…- dijo quitándose el tocado a rayas característicos del Faraón. Se escuchó un incesante murmullo y ella mirando y bajando un poco su rostro continuó:

-Geferure y Hamenhotep tomaran las riendas de todo el valle del Nilo, y celebraremos el amor y el poderío de un pueblo, sí, del pueblo más grande de Egipto, al juntar ambos reinos. Hoy nace una historia de amor invencible, nace una era de poder, de evolución y de fuerza. Los Dioses han dado su aprobación y desde este momento les presento a sus nuevos Faraones, los amantes del Desierto- concluyo mientras le colocaba a Hamenhotep el tocado real y bajaba desde el altar real y caminaba hacia el pueblo para admirar con asombro la inusual toma de poder desde esa privilegiada ubicación. Se escucho un rugir de gritos jubilosos, de grandeza, los aplausos y las ofrendas no se hicieron esperar. El pueblo había aceptado a sus nuevos lideres.

Los amantes se tomaron de la mano y se miraron a los ojos, sabían que no sería fácil luchar por su amor, dadas las circunstancias pero Hamenhotep se adelantó y le dijo a su amante:
-No te preocupes, Soy tuyo para siempre…


_________________________
Poscriptum:

No, no me la fumé verde!. Solo que estar frente a la Playa en un país pseudo-socialista comunista tropical, con una narguila con tömbeki aromatizado con rosas rojas, una generosa copa de Merlot y completamente enamorado me puso a divagar y salió esta maravilla de historia.

Gracias por el apoyo de siempre, le envio excusas a algunos afectados por las imprudencias acaecidas en el podcast, mi intención no fue incomodar a alguien. Lo lamento!

"uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice"

Inspirado en la increíble historia del reportaje de Chip Brown "¿Por qué Hatshepsut gobernó Egipto en calidad de Hombre?" de National Geographic Vol. 24. Núm. 4. Abril 2009. Pero la presente historia es una versión libre y desmedida desde la conflictualidad afectiva que me embarga.

Por cierto, ya lo sabes: Soy tuyo para siempre…


39 comentarios:

Thiago dijo...

POTTER, esto es precioso, un sueño hecho realidad, una historia de amor que todos hemos soñado alguna vez, una rey gay con su esposo en el trono, ¡qué maravilla!

Enhorabuena por el post y por el amor que disfrutas que te ha dado tan grande inspiración...

Bezos.

la MaLquEridA dijo...

Wuorales¡¡¡



Ahorita vengo,lo voy a leer de nuevo,porque no entendí muy bien,
espera...

Stanley Kowalski dijo...

Hermosa historia, muy bien narrada, evidentemente el amor te sienta bien. Por otro lado, noto que se te subió a la cabeza el título nobiliario que te dí, jajajajaja!!!!!!! Pero ahora más, KING!!!
jajajajaja!! Me encantó, adoré esta historia!!

BESOTES Y BUEN FINDE

la MaLquEridA dijo...

Ah¡



ya,



si,


claro¡

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

Como opino Potter del amor si solo veo desamor
y bueno sexo casual por todos lados???...

Si, el sexo casual es entretenido, pero termina aburriendo no?

marichuy dijo...

Querido Potter

“El amor es una cosa esplendorosa”; no sé si sea tal, pero te sienta bien.

La verdad es que siempre me ha parecido un tanto fuera de proporción esa frase; sin embargo, tu ardiente relato amoroso, desarrollado en medio del esplendor del Imperio Egipcio, reivindica la grandilocuencia de esa frase.

Y aunque no espero que te nombren Emperador (ya con el nombramiento real que te dio Stanley, tengo suficientes dificultades protocolarias), si deseo fervientemente que tu propia historia amorosa, se le asemeje en intensidad y pasión, a la de estos dos bellos egipcios.

Besitos con sabor a merlot-syrah.

Dark Angel dijo...

Pues veo que el amor ha tocado a tus puertas... Bienaventurado tú que lo has logrado! ya me tendrás que contar al respecto.
Muy buena historia... héroes de leyenda que saben como, cuando y donde besar. Genial!
Espero cuando sea grande, ser faraón. Vamos a ver donde se puede aprender eso.
Saluditos desde mi lejana galaxia

Lady Killer dijo...

Una vez más usted me estremece con una facilidad vertiginosa. Míster Potter, aunque yo no creo fielmente en el amor, eres un mensajero que expresa cada sensación en tan grandiosas escrituras -cómo esta- y nos -por lo menos a mí- embriaga de tan maravillosos deseos de poder enamorarse.

Kisses My Beloved Mister Potter!

Juan Carlos A. dijo...

La historia impecable, te luces cada tanto que alucinas, pero:
QueeeeEEEE???
¿quien demonios es esé afortunado? ¿Como lo logró? ¿De dondé salió?

Has roto el corazón de un fanático.

Un abrazo Mister Potter
pd: Dile a tu inspiración amorosa que lo felicíto, tiene a su lado a un gran hombre, muy sencible, muy sencible.

g| George dijo...

Vaya Potter!. Cada día crece y crece más, me asombra y enorgullece ser su seguidor. Una historia perfecta, un lugar idóneo, un escrito digno de usted. Lamento tenerlo un poco abandonado pero para mi desgracia he tenido un aumento de jornada laboral que me ha obligado a recortar mis tiempos de occio y sobre todo de prestarles la debida atención. Sé que vez de frente y más allá del horizonte y no dudes que llegarás más allá. Un abrazo enorme mi estimado Harry.

Dellioth dijo...

Realmente me dejaste impresionado con la historia... fuera si es creacion con parte de realidad, simplemente demuestras una historia de amor alentadora y llena de lucha por lograr esa felicidad... obvio con ese lado erotico que nunca puede faltar... Felicidades Potter... eres genial...!!!

Ana dijo...

Hola Potter!
como estas?
no deberia de preguntarlo, ya que se te nota :)
Lo que mas me gusto de tu historia es la aceptación del pueblo de Egipto a "los amantes del Desierto" ... asi, sin prejuicios que ensombrecieran el comienzo de su vida juntos... por que actualmente hay cada ser noscivo que no puede aceptar que se de un amor así
Un abrazo y aunque no fumes de la verde... continua escribiendo y deleitando con tus escritos
Besos
=D

Gustavo Puntila dijo...

Sr. Potter, más maravillado no puedo estar. Es realmente fascinante. No quiero escribir mis comentarios al respecto, quiero regalarle algo que mi disparatada cabeza ilusionó mientras leía su cuento…

Todo empezó con un Hola y unas cuantas palabras escritas desde un lecho solitario… Era un Hola simple y sencillo que posiblemente escondía detrás no solo un acercamiento más personal a una persona que ya posiblemente conocía en detalle y le había impresionado por medio de sus letras que pasaban por un rango variopinta de emociones, sentimientos y sensaciones. Se hacían llamar la Golondrina y el Príncipe; eran estudiantes de un curso de escritores enfocado en cuento y narración. Los dos fueron siempre muy solitarios y muy poco socializaban con sus otros compañeros, en especial el Príncipe. Lo que los dos no sabían es que cada uno gozaba enormemente de los escritos de cada uno. La emoción del Príncipe era tal, cuando en la clase de final de semana, la Golondrina aparecía con letras fabulosas que dejaban escapar mil aspectos de su personalidad fascinante.

El Príncipe no entendió cuál era la finalidad del mensaje de la Golondrina –que no sabía cómo había hecho para conseguir su mail privado-; se preguntaba por qué se había vulnerado una barrera infranqueable de un anonimato casi estúpido. Entre emocionado y algo expectante le contestó con muchas palabras muy bien pensadas. Hizo referencia al cuento de la semana pasada para buscar un motivo para que aquellos mails se pudieran alargar y repetir… El Príncipe se equivocó en la impresión del cuento de la Golondrina, pero aquel error hizo que los mails se volvieran algo frecuentes buscando indagar un trasfondo de los maravillosos cuentos con los ambos aparecían semana tras semana… En cada mail, cada uno se esmeraba aún más en buscar cómo podían encantarse aún más con sus letras; lentamente empezaron a mezclar sentimientos, emociones, aspectos más personales, pero con un toque de intriga suspenso y fantasía donde la monotonía popular de dos personas que se están acercando era completamente escasa. Luego de varios días de mil escritos y ya cuando sus cuentos de tarea empezaban a mezclar a sus dos seres como personajes, no obviaron entender que se estaban enamorando calladamente. Aunque no sabían en dónde y cómo vivían en una realidad mundana, ya sabían captar entre líneas cuándo y cómo sus escritos estaban influenciados por sus almas y sus corazones.

Gustavo Puntila dijo...

Se sentaban en mesas aparte en la cafetería, pero se mantenían la mirada mientras tomaban café y escribían en sus libretas… Evitaban encontrase en cualquier sitio, evitaban tener un contacto directo porque entendieron que sus cuentos eran el lugar mágico donde ambos tenían cabida.

En un día completamente normal se encontraron frente a frente en un baño solitario. No fue necesario un saludo, no fue necesario notar que los nervios de cada uno hacían temblar sus piernas… Cada cual empezó a repasar de memoria todos los cuentos en los que creían que habían sido parte… Cada cual empezó a confirmar sus sospechas con un beso en la boca… No aguantaron, se abrazaron y cayeron en un mar de emociones por mucho tiempo contenidas… En un momento, la Golondrina agarró el cuello de la camisa del Príncipe y luego de un beso más que profundo, le pidió tiernamente que en sus cuentos siempre siguiera apareciendo pero de una forma tan oculta que solo entre ellos supieran que los dos eran y seguirán siendo por siempre los personajes de sus historias… En las clases, sus cuentos fueron aún más increíbles, se notaba cómo, en los ojos aguados de todos, alcanzaban a tocar fibras interiores incólumes… Lo que nunca nadie supo fue cómo la Golondrina y el Príncipe se amaban desesperadamente, cómo el haberse encontrado sus almas gemelas por medio de las letras, hizo que nutrieran sus cuentos e historias fabulosas… Todos morían por ellas, todos creían que eran mundos irreales inventados, pero nadie supo que fueron relatos reales de las mil aventuras que compartían y que por mucho tiempo gozaron… Nadie supo cómo por siempre vivieron enamorados y por medio de sus letras se lo mostraron al mundo para que entendieran que el amor entre dos hombres, si es posible y que la frase SUYO POR SIEMPRE no es un fantasma...

Ed dijo...

Tendría que usar un jeroglífico para decir algo por aquí, pero la verdad, nunca se me dieron bien :)
Maravillosa historia en la que usas personajes reales y juegas a fantasear con sus emociones, pero no digas que fue un sueño; sólo fue el producto de tu talento y las emociones que sientes. Enhorabuena por saber hacer pasar este buen rato con final feliz. Quizás sea tiempo de finales felices.
Te mando un enorme beso desde mi celda. Al fin y al cabo somos casi siempre nosotros mismos los que nos condenamos o nos hacemos libres.
Gracias por todo.
Ed.

A dijo...

Ay Potter, cuanto amor...como clasica mujer romantica y llorona slo puedo agradecerte

Besos soñadores
A.

ps. tu posdata es lo maximo!

MauVenom dijo...

- ??... eres mio para siempre ??
- MauVenom nadie te está hablando a ti.
- Ah.

Harry mi amigo del alma

Gracias por haber sido nuetra primera visita y seguidor oficial... espero que sigas formando parte y continues cerca de tus amigos

- Ahora Potter cuéntanos tu propia historia de amor que inspiró este cuento
- MauVenom deja de meterte en lo que no te importa.
- Ok, ya me voy.

La ReiNa Roja dijo...

Eres divino...y creo que lo sabes!!! Besos, mi querido y mágico Potter,

Maxito dijo...

¡Qué linda historia Pottercito! Me gusta tanto leerte... Tienes esa capacidad para atraer al lector desde la primera línea, que no muchos la poseen.

Saludos, un fuerte abrazo!

Ana A. dijo...

Encantada, quedé encantada, es de esas historias que te hacen sentir un poco por lo menos de esperanza...

El hada dijo...

Me enamore hasta yo con esta historia!..
¿Eres mio?, ¿Por siempre?.. GRANDIOSO!.. Jajaja!.. De verdad me encantan tus post!..

PD: No sabia que estabas intentando localizarme!.. Ammm!.. Avisame!.. Quizas nos veamos!.. =)

Un beso
EL Hada!..

PABLORE dijo...

Te Felicito!!! Elegiste adaptar un relato que de esta forma ha resultado algo maravilloso!!!

saqysay dijo...

Guaooo!

Me he quedado sin palabras. Qué buena historia, te felicito.

Gracias, por visitarme!
Desde ahora seré tu seguidora...

Cariños!

Thiago dijo...

Potter, cari, solo aclararte que es post está dedicado a Stultifer, que es un bloguero que todos sus post giran alrededor de las escaleras, asi que es un pequeño guiño, jaja

Gracias por pasarte y hacerte seguidor. Te correspondo, vale? Bezos

El Joker dijo...

Potter!!!

Haciendo más méritos para el año entrante?

Wao... me gustó, me fascinó, me inquieto, me erotizó. Las manos con el fondo desértico son un detalle que quedó muy bonito.

Coincido con tu frase entre comillas... ojo, no vayas a resultar esclavizado no?

Afotunado el destinatario de tu frase de cierre.

Monchis dijo...

Hola Potter,

Magnifico relato, un giro muy original a los hechos históricos.

Saludos

Mara Jiménez dijo...

Potter! estoy profundamente enternecida, y sobre todo, agradecida. M estás ofreciendo, desde hace varios post, una visión del amor que no tenía y que hacían de la mía, de mi visión, una incompleta. No sólo te hablo del amor entre estos dos hombres, sino también de ese manifiesto amor de madre, que pone a los pies de su hijo un reino, sin imponerle condiciones que quebranten su naturaleza. Algún día, en un osado ejercicio de desdoblamiento, es probable que me arriesgue a escribir algo así.
Felicidades Mi Lord, una vez más me deja boquiabierta y ensoñada.
Besos varios.

Mara.
PD: Ya está Madeline por allá con su tercera parte, no se la pierda que su opinión me es importante.

alejandrojohn40 dijo...

Señor Potter:

Realmente me sorprende tu nobleza, gentileza y gallardía, enalteces toda nuestra comunidad, todos los Hombres gays COLOMBIANOS y Latinoamericanos junto con los Ibéricos, nos sentimos orgullosos de tener un ser tan valioso como tu, solo puedo decirte que te encuentras en un estado de conciencia superior y me arrastras detrás tuyo.

Que tremendo cuento-historia, que inspiración plena de genialidad, como siempre, me sorprendes, que bello, quien pudiera haber vivido hace tres mil años, así no sea fumándosela verde….,

Y ni qué decir del ¨MANO A MANO¨ con MI SEÑOR: GUSTAVO PUNTILA…., no puedo decir más, sin palabras.

Declarado súbdito, de tan tremendo AMOR, me pido ser el Arquitecto diseñador de la Pirámide eterna.

A sus Pies, Mis divinos FARAONES….

PD: Dos Interrogantes:
¿Quién es la Golondrina y quién el Príncipe?
¿Quién es Amenhotep y quién Deferure?
No importa que no obtenga las respuestas, así está bien….

Uffffff, quedé ENAMORAO PA´SIEMPRE……..,

Milo Gasa dijo...

Bueno, más allá de la ficción o de la certeza, es indiscutible la calidad del relato, la prosa fluida y el puro rococó de las descripciones.

Anónimo dijo...

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿Quien diabloss te robó el corazon potter????????????
esto es una tragedia nacional, la tristeza embarga a todos tus seguidores-admiradores-pretendientes
Nos has destrozado el corazón en mil pedacitos!
Pero bien por ti y el por el indio ese.

Mario K.

Pelusa dijo...

Hola Potter!!! Al fin me puedo sentar a comentarte a gusto todo lo que he visto en tu blog últimamente.

Primero: felicidades por el nuevo Look del blog! Gano muchisimo… La impresión cuando entras es muy muy buena!

Luego, gracias por responder todas nuestras preguntitas en el otro post. La idea de la entrevista radial fue buenisima! Muy divertida, buena musica, animada… La voz de la chica me parecio muy calida, bonita… En fin, que la disfrute mucho! Gracias!!

Y la historia que acabo de leer me encanto! Tanta arena debe guardar muchos secretos… y es muy osado de tu parte darle tu propia interpretación a los eslabones perdidos de la historia. Muy bien contado!

Por ultimo, mil gracias por tus visitas y comentarios! Se estan volviendo imprescindibles por alla!

Besos!

Pelusa dijo...

Ah! se me olvidaba! En "Escribidores y Literaturos" no escribo, publico mis fotos. Soy una de las dos fotografas del colectivo! Todo un reto!

Aki®a dijo...

Al menos pasa en las historias..

Saludos.

[ [EBP]] dijo...

que alucinante que luego de leer ese artículo que mencionas hayas dejado volar tu imaginación para escribir esto que escribiste, pensé leer hasta donde me diera las ganas pero me lo leí todo, queria ver en que acababa todo eso, pero te digo que ya me olia un poco el final, muy interesante relato eh :)

Vicky dijo...

porque los verdaderos imperios comienzan en el corazón y terminan en el cosmos, comienzan por un beso y terminan en las estrellas...

la MaLquEridA dijo...

Dónde estás?

Estás ahí?

Potter estás ahí?

Te he extrañado...

damian dijo...

hola, pues q digo si has creado este relato tan padre, pense q era pirateado jajaja.
potter estas enamorado esa posdata ayyy el maor.

damian dijo...

hombre q era bromita, no te has molestado verda' en mi blog se te quiere y envidia :P

Azucala - Melba Mercedes Almeida dijo...

Hola Potter que historia de esas que llegan. Te diré amigo mio que tienes un premio en mi blog de azucala un besote buen fin de semana